Historias de Philadelphia ( 1940 )

Que conste que yo era muy feliz.

Vivía en una relativa  ignorancia cosmética pensando que mi arsenal potinguero era abundante, completo, versátil y eficaz.

img_20190802_203717.jpg

 

Pero, miren por dónde, señoras, desde que me he sumergido en el universo de canales de Youtube ( muy entretenidos y bien documentados, tengo que decir ) dedicados a chapa y pintura facial y corporal, mis necesidades han subido… ¿ Como he podido vivir sin el iluminador tono champagne ? ¿Habrá alguien que se aplique directamente la base de maquillaje sin una prebase ? ¿ Hay vida más allá de la paleta Norvina de Anastasia ? Hay mists, boosters, primers, strobing stikskits de contouring,…

IMG_20190728_211307

Tanta información resulta agotadora. Siempre hay algo novedoso que incorporar a nuestra vida, todo está en la red, pero, por otra parte, una de las mayores fortunas gestada en los últimos tiempos en estas mismas redes sociales, pertenece a una nipona que dice lo mismo, lo mismito, que le digo yo a mis hijos doce veces al día ( ¡ Recoged y ordenad , fuera lo que no os pongáis !) y que, desde su púlpito, predica que se puede alcanzar la felicidad y la paz interior mediante una vida sencilla, adquiriendo pocas cosas y conservando solo lo que nos hace feliz. ¿ En qué quedamos ?

Porque toda la historia de la humanidad es una sucesión de contradicciones, si miramos a nuestro alrededor, el mundo está lleno de contrastes: luces y sombras, curvas y ángulos, aspereza y suavidad, conceptos contrarios que enriquecen cualquier manifestación de la vida. Así que esto va de eso, de contradicciones.

Pocas cosas más masculinamente femeninas que los pantalones Palazzo, que, en un principio, se conocieron con el bonito nombre de Formentor, en honor al hotel balear del mismo nombre, donde sus distinguidas huéspedes los lucían por consejo de Jean Patou, que los diseñó pensando en una mujer fuerte y decidida, elegante y comopolita. Porque en los años 30 hacía falta ser una fémina valiente para llevar pantalones…

No sirve cualquier pantalón más o menos ancho para ser considerado Palazzo; a saber, cintura alta, ajustado superiormente y amplio a partir de la cadera, ¿ Que tenemos por aquí ? Un pantalón blanco y otro azul marino

SAVE_20190727_154314
El pantalón es de Amichi, el top amarillo de Javier Simorra y las sandalias de Lomas ( Guadalajara )

 

IMG-20190727-WA0000
Las gafas son de Óptica Alcántara ( Sigüenza )

Con verde esmeralda…

Con rosa

IMG_20190801_221854
El top plisado es de HM 
IMG_20190801_193228
El collar es una creación mía.

Vamos con blanco y negro, por aquello de la contradicción…

img_20190801_173421_hdr.jpg

Collar de Adolfo Domínguez , bolso de Loewe, zapatos de Lotusse, gafas de Óptica Alcántara y reloj de Lotus. Y un pañuelo para recoger el pelo.

Con blanco y rosa palo

IMG_20190801_225910

Blusa de Only, collar de Follie Follie y bolso de Mascaró.

Con blusa azul marino

img_20190801_230043.jpg
La blusa es de HM, las sandalias de Nuria Cobo

El collar, que tiene las cuentas hechas con papel de periódico chino, y el bolso son de mercadillo.

Si pensamos en una pionera en el uso de pantalones, por delante incluso de la visionaria Coco, la actriz Katherine Hepburn viene a la mente con fuerza, porque es la fuerza lo que define a esta mujer, hija de una sufragista, con una belleza demasiado personal para lo que se estilaba en aquella época en Hollywood. Magnética y poderosa, dicen que cuando un periodista le preguntó, burlón, si tenía alguna falda en su armario, le replicó: ” Si, la que llevaré en tu funeral “. Su encanto permanecerá intacto a través del tiempo.

IMG_20190802_183824

Yo soy yo y mis circunstancias”, dejó dicho don José Ortega y Gasset.

Pero si siempre cambiamos de opinión dependiendo de las circunstancias seremos relativistas morales y si no cambiamos nunca, como el árbol que se rompe antes de doblarse, estaremos cerca del integrismo. A mí, si me pilla un día torcido, me lío con los consejos de Marie Kondo y no lo hago ni con tres contenedores a la puerta de casa, y al día siguiente miro mis pertenencias y me derrito de amor por ellas. Porque las quiero, las necesito y me hacen feliz

Soy luz y sombra, como todas. Porque como muy bien decía la impagable Maggie Smith por boca de su personaje Lady Violet de Downtown Abbey:” Soy mujer, querido, tengo derecho a ser contradictoria.

img_20190802_211338.jpg

¡ Feliz semana !

 

Si Hoy es Martes, Esto es Bélgica (1969 )

Que el viajar ilustra, educa y entretiene ya lo tenían claro las clases pudientes inglesas del siglo XVIII, cuando enviaban a sus vástagos por Europa para empaparse de conocimiento y visitar los templos del arte clásico ( los vástagos varones, claro, las mujeres de entonces no necesitaban ni cultura ni ver mundo… ) 

Este viaje iniciático de los jóvenes aristócratas británicos se desarrollaba por Europa; Francia, Bélgica, Países Bajos, Suiza, hasta llegar al clímax que eran las ciudades italianas, Roma, Florencia, Nápoles, Venecia, con su clásica belleza.

Viajar estaba de moda, era el siglo del ” Grand Tour “. Y como todo viajero que se precie ( en eso no hemos cambiado ) necesita algún signo para demostrar que estuvo allí, comenzó entonces un floreciente comercio de recuerdos gráficos en forma de grabados y acuarelas de las maravillas visitadas.

img_20190721_112436.jpg

IMG_20190721_113747

 

Fantaseo muchas veces con la cantidad y el contenido de los baúles que acarreaban estos turistas pioneros ( más bien, sus sirvientes… ) para un viaje de estas características, aunque en aquella época, como no existía la servidumbre de subir posts Instagram lo de repetir atuendo no sería un inconveniente.

Hacer una maleta versátil y completa, funcional y variada, en un espacio limitado es una gesta al alcance de muy pocas mortales y es una de las realidades más escasamente aceptadas por el mundo youtuber. Entren, señoras, en los cientos de canales que proponen la maleta perfecta y comprobarán que es como que se puede ver La Gran Muralla China desde el espacio: puro mito.

Así que aquí tenemos el origen de nuestros desvelos:  la maleta de cabina.

img_20190721_120423.jpg

 

Un viaje comienza consultando el pronóstico atmosférico. No sirve solo la temperatura, hay que tener en cuenta la humedad y la velocidad del viento, ya que, aún luciendo un sol esplendoroso, estas dos variantes se traducirían en una sensación térmica desapacible y traicionera, que nos haría precipitarnos a la desesperada a la primera tienda donde nos vendan un jersey que nos conforte, pagando lo que sea, aunque nos pidan a nuestro primogénito a cambio.

Pongamos que tenemos ya nuestro destino ( urbano ), nuestra duración ( cinco días ), nuestro pronóstico del tiempo ( 20 grados de media, viento racheado, sin previsión de lluvia ), así que vamos a abrir el melón ( o sea, la maleta ).

Un conjunto de camisetas, blanca, azul marino, negra y beige es un buen comienzo. De todos los consejos escuchados en otras redes más prácticas que la mía, el más útil es el de colocarlas una sobre otra y enrollarlas, bien compactadas y así a la maleta, en un lateral. Esto se aplica a casi cualquier prenda.

img_20190719_080307_hdr.jpg

 

Un par de faldas, blanca y azul marino

img_20190719_082418_hdr.jpg

Unos shorts y otra falda en tonos verdes

img_20190719_085619_hdr.jpg

Y unos pantalones blancos y otros beige

¿ Que más?

Algo para poner encima de las camisetas

 

Y la imprescindible camisa vaquera

img_20190715_195530.jpg

 

Con pañuelos al cuello no hay fresco norteño que nos amenace

IMG_20190717_143903

Y de repente el sol…

IMG-20190718-WA0013

 

De museos esta tarde..
img_20190718_110704.jpg

Vaya , pues parece que refresca un poco

IMG-20190718-WA0032

Pero , aunque nublado, se queda buen día…

save_20190721_095435.jpeg

Para mi vergüenza, confesaré que visito museos en mis viajes urbanos como si no hubiera un mañana y sin embargo, hace siglos que no voy al maravilloso Museo del Prado, que lo tengo bien cerca. Diré, en mi descargo, que sí he estado últimamente en el  Sorolla o en alguna exposición temporal del Tyssen, todos ellos en Madrid. Pero aunque me gustan las pinacotecas, he de decir que mis museos favoritos son los de antropología, para cotillear en los utensilios y las costumbres de los que nos precedieron en este pequeño planeta.

img_20190715_162410.jpg

Comprobar como, a pesar de las tecnologías y los avances, nuestros miedos y esperanzas siguen siendo las mismas; el mismo desgarro ante un hijo que se malogra, la misma incertidumbre ante un viaje y el deseo de que nuestras pertenencias vayan bien seguras, la misma alegría ante un casamiento adecuado o una empresa venturosa… En un papiro egipcio, un campesino expresó su preocupación por la sequía con el mismo desconsuelo que un agricultor actual, una ama de cría pasiega o una matrona romana lucieron con el mismo orgullo y tronío joyas que yo me pondría en la boda de mi sobrino.

 

 

Nada hay nuevo bajo el sol.

Ni bajo la luna, la misma que cada anochecer vigila nuestros sueños y nuestros desvelos desde su distancia burlona, la misma que hace cincuenta años la humanidad creyó alcanzar; como doncella tentadora o como diosa digna de veneración, cambiante y predecible, nos recuerda que un viaje, cualquier viaje, empieza siempre con un primer paso.

img_20190721_162542.jpg

 

¡ Feliz semana !

Historias de la Frivolidad ( 1967 )

El tamaño importa.

IMG_20190703_143145

Imaginen , señoras, si una mantis religiosa, como este ejemplar que apareció en la cocina de mi casa, tan oronda sobre el mantel,  tuviera las hechuras de un gran danés.

Aunque el mundo insecto , más concretamente la sección de los dípteros en su variante mosquito, me tiene en gran estima y  considera mi sangre más que un Vega Sicilia, el amor no es recíproco. Así que es de agradecer que la Madre Naturaleza les haya dado unas medidas contenidas.

Pero el tamaño importa: si nos referimos, claro está, al de la minifalda, que, como la duración de los discursos , ha de ser breve para que despierte interés y con la longitud suficiente para cubrir bien el tema. La ortodoxia establece que debe medir menos de 36 centímetros.

Abrazada con entusiasmo por las modernas de los años 60 ( Jackie Kennedy pasó a ser Jackie Onassis con un vestido nupcial cortito, firmado por Valentino ), denostada por Chanel y Dior, testigo de los primeros movimientos de la liberación de la mujer, ( que no, señoras, que el feminismo no es un invento millennial...), compañera de los inicios de la  píldora anticonceptiva, la minifalda es una prenda madurita ( porque ya ha cumplido los cincuenta ) que merece un respeto en la historia de la moda.

A ver que tenemos:

Veamos la minifalda vaquera, es de las prendas que recuerdo haber tenido, en diferentes formas, siempre en el armario, actualmente la encuentro muy informal, solo para chiringuito y para acercarme a comprar al supermercado ( algún día hablaremos del momento ” me pongo cualquier cosa y me bajo a hacer la compra”…)

IMG_20190704_200757
El top de lino es de Max Mara, pulseras de mercadillo y reloj de Swatch. La falda es de Sfera.

IMG_20190704_201002

Camisetas, bolsos de paja, alpargatas, pendientes y pulseras de mercadillo me parecen su hábitat natural ¿ Se le puede dar un aire más formal ? Puede ser , con camisa blanca o una color rosa empolvado…

img_20190707_171916.jpg
Con un cinturón de Zadig y Voltaire, y complementos dorados. El bolso de Longchamp.

IMG_20190707_171728

Camisa de Only, collar de Majorica, bolso de Mascaró y cinturón de Bershka.

 

La minifalda , como el éxito, tiene muchos padres ( André Courrèges, Jean Varon, el omnipresente Yves Saint Laurent, Pierre Cardin… ), pero madre no hay más que una y esa es Mary Quant, que desde su célebre tienda Bazaar en el 138 de King´s Road, proclamó que ” una mujer es tan joven como su rodilla. “

 

 

 

Ah, la rodilla…esa maravilla articular que nos soporta ( más o menos ) orgullosamente en pie, que amortigua nuestro saltos de alegría, y, flexionándose, nos pone a la altura de la nariz llena de mocos de nuestros hijos pequeños. Nada envejece peor que una rodilla, señoras, incluso en un libro de Agatha Christie ” El gato en el Palomar ” descubren a la impostora por el aspecto de esta articulación. Aunque todo puede mejorar…

IMG_20190704_200346
Exfoliación , hidratante y autobronceador

Y cientos y cientos de zancadas y sentadillas, así de duro. Por eso siempre se habla de la dura realidad.

 

Pero a mí lo que de verdad me gusta son los vestidos minifalderos línea evasé con estética sesentera, con unas sandalias de tacón bajo cuadrado los encuentro imprescindibles en verano.

IMG_20190707_181048_HDR

 

 

Una vez superado el debate de si una prenda así nos cosifica o nos empondera a las mujeres, se trata de mirar nuestras rodillas con cariño y con sentido común y tener el criterio suficiente para distinguir cuándo enseñar el muslo y cuándo una visión ligeramente por encima de esa rodilla es suficiente. Sin ñoñerías ni imposiciones, sin vulgaridades ni disfraces. Porque a estas alturas de la historia, la nuestra y la de la minifalda , ya podemos permitirnos muchas cosas.

 

¡ Feliz semana !

 

 

 

Mi Gran Boda Griega ( 2002 )

Si por mí fuera, de las series ideadas por el gran Matt Groening, hubiera cancelado mucho antes los Simpson que la maravillosa Futurama, con Leela,  la cíclope mutante y el robot Bender y sus aventuras en el año 3000, pero, como a todas luces resulta evidente , a ningún directivo de la cadena  Fox le parece de especial interés mi opinión.

Pero, vamos, señoras, por opinar que no quede… Hoy en día, y gracias a las redes sociales, todos somos expertos en todo, y sentimos la necesidad de propagar nuestra sabiduría a los cuatro vientos: la sentencia que antes se proclamaba con toda rotundidad en el bar, caña de cerveza en una mano y pincho de tortilla en la otra, ahora en dos minutos la leen en Ciudad del Cabo; esa broma de humor negro y retorcido que nos hizo reír hace años por absurda e inconveniente, en la cena con colegas y que de ahí no pasaba, ahora se publica y algún día nos pasará factura cuando alguien rebusque en nuestro pasado digital; ese comentario soltado a nuestra peluquera sobre el irresistible modelete nupcial de la boda del año ( o del siglo ) , mientras nos damos las mechas foilyage, y que no era  más que eso, un simple comentario, publicado en un foro, desencadena una  cascada de dimes y diretes donde opina todo el que tiene conexión.

¡ Y que me gustan a mí las bodas…! Porque gran parte de la diversión de una boda consiste en valorar a las invitadas, ( a ellas, porque los hombres dan poquito juego en estas ceremonias ) y no desde el pedestal del buen gusto donde creo estar encumbrada, porque la  incómoda verdad es que tirando de álbumes de fotos he llevado algunos modelitos dignos de sonrojo, como todas…Pero el opinar es como comer gusanitos , una vez que se empieza, hasta que no llegamos al fondo no se puede parar.

IMG_20190630_160221

 

 En el interesante librito escrito por Lorenzo Caprile  Vamos de boda , la primera regla de la perfecta invitada consiste en acordarse de que la novia siempre, siempre es la protagonista. 

Cosa que no debieron recordar las invitadas influencers que acudieron a  la boda de su  amiga la también influencer María Pombo. Aunque no dudo de la belleza y del tino de la muchacha al elegir su traje nupcial, no soy capaz de recordar detalles del mismo, pero el de alguna de sus invitadas era inolvidable…

IMG_20190628_193416

Foto Hola

Imaginen, señoras, tener a esta joven , de tan brillante personalidad, con el sol de frente… directas a un servicio de urgencias de oftalmología.

IMG_20190628_200153

Foto Hola

¿ Y este shocking pink… ? El nombre artístico de la dama es Madame de Rosa ¿ en serio ?

IMG_20190628_195802

Me gusta el color verde con el bolso rosa, pero he visto trajes de neopreno con mejor caída… ( Foto Hola )

 Otro sugerencia del gran Caprile es que no hagan una gran inversión si no son alguna de  las otras protagonistas del evento ( madrina , hermana de la novia… ) pero  lógicamente el trabajo de influencer tiene sus servidumbres y una se debe a su público.

IMG_20190629_181034

La foto en Instagram se impone, donde etiquetamos nuestro outfit, que para eso vamos patrocinadas…Y menos mal, porque si es verdad que pagó más de 5000 euritos por este revoltijo de gasa… ( Foto Hola )

Si escogemos otra boda, al azahar, ( perdonen el chiste fácil ) vamos a la de Pili Rubio y el futbolista. Aquí la novia es tan espectacularmente bella que es imposible quitarle protagonismo, pero imposible es la palabra que define alguno  de los estilismos vistos a la entrada de la catedral hispalense.

El tercer consejo de nuestro amigo Lorenzo en su acertado libro es que las bodas no son la entrega de los Oscars, ni la gala del MET, aunque, visto lo visto, Lady Gaga, no hubiera desentonado en esta boda:

img_20190629_181431.jpg

Este vestido podría reciclarse para dar las doce campanadas de fin de año, de momento , la campanada la dio en la Giralda. ( Foto Hola )

 

Rajas y más rajas, esperaba ver salir a Billy Crystal en cualquier momento… ( Foto Hola )

 

img_20190629_181359.jpg

Este modelo , además de dar calor solo con verlo, lleva un luminoso en el corte entre el top y la falda, basta con respirar y ya se nota la lorza, no les digo, cuando vaya por el quinto canapé… ( Foto Hola )

 

La verdad es que una invitación de boda ( tengo una familiar a principios de agosto ) pulveriza mi intención de no comprar ropa durante un año, ya que ¡ no tengo nada en mi closet. !

Tengo este vestido de gasa verde pistacho con un escote interesante…

IMG_20190630_112614_HDR

Es un ejemplo de modelo amortizado, con todo tipo de combinaciones de complementos  ( plateados , fucsias, otros tonos de verdes… ) lo he lucido en tantas ocasiones que ya solo aceptaría llevarlo  en otro continente, sin un solo conocido en varios kilómetros a la redonda.

 

Las bodas, como todo en este valle de lágrimas, aportan su cuota  de distracción a la vida, al final lo que queremos, señoras,  es pasarlo bien, ver a amigos, echar unas risas y tomarnos una copa de buen ron, si es posible. Ah…! y desearle a esos dos que deciden celebrar que quieren estar juntos que todas las noches sean noches de boda , que todas las lunas sean lunas de miel.  Joaquín Sabina dixit.

¡ Feliz semana !

 

 

 

El Curioso Caso de Benjamin Button ( 2008 )

La legendaria Studio 54, la discoteca más famosa de Nueva York ( que es como decir del mundo entero ), la meca del estilo donde todos los que aspiraban a ser alguien en la feria de vanidades mundial antes de que existiera Instagram, apenas permaneció abierta tres años… Los amores de Romeo y Julieta, aunque no queda claro en la inmortal obra del bardo, parece que duraron entre 4 y 6 días…el actor James Dean, famoso icono de estilosa rebeldia tan solo hizo tres películas….

Hay personas, lugares, sensaciones que percibimos de forma indeleble cuando , en realidad, duraron un suspiro.  ¿ Será que la intensidad es una manera más completa de eternidad ?   Son intensos los recuerdos y, al igual que la nostalgia , grandes traidores. Porque yo, por alguna razón que se me escapa, cuando soy incapaz de recordar como fui vestida a algún sitio , es porque fui de negro.

Y no puedo renegar de este color porque si abro mi armario , resulta que tengo para vestir a Morticia Adams más de una semana sin repetir. Veamos el negro en verano

Negro total tengo un vestido y un mono ambos de Massimo Dutti.

Este es un ejemplo de vestidito negro, señoras, que se supone que todas hemos de tener en el armario.

Bolso de Carolina Herrera, botines de verano de Unisa y collar de una tienda de artesanía de Sevilla.
El collar es de mi cosecha y el bolsito es de Lupo. ¿ Demasiado conjuntado… ?

Con un vestido o un mono negro ( siempre que el escote o la forma de ceñirse al cuerpo no sea demasiado insinuante ) se puede ir mañana, tarde y noche a cualquier sitio, al supermercado, a la consulta del dentista o a un funeral, basta con cambiar los zapatos, los complementos, y lo que nos echemos encima del comodín ( palabra que, según el diccionario de la RAE, identifica una cosa que sirve para fines diversos, según la conveniencia de quien disponga de ella, pero que deriva de cómodo , y cómodo y aburrido van de la mano muchas veces. )

Más negro: una camiseta , por ejemplo:

La camiseta es de Ralph Lauren, la falda de HM , las sandalias de tiras de Massimo Dutti, el bolso de Zara y el collar de ámbar es de Diorita.

Otra opción con camiseta

La falda es de Bimba y Lola el collar es obra mía y el bolso es de Amichi

Y una falda negra midi con camisa blanca

La camisa está hecha a mano en una tienda que ya no existe en Guadalajara: Artesanos Camiseros. ¡ Es posible que lleve en mi armario más de diez años ! Desde luego, con prendas de esta calidad y de esta duración no hubieran sido posibles las grandes fortunas en el sector textil…

Somos una sociedad de intensos, pero la intensidad, para que no agote, tiene que ser breve, un suspiro , un parpadeo, una leve brisa y a otra cosa, mariposa. Si Sir Alexander Graham Bell levantara la cabeza, se asombraría de como la evolución de su artilugio se ha convertido en la memoria humana. Hoy nada pasa si no lo llevas fotografiado en el móvil. Hoy la versión moderna del refrán ” A lo hecho, pecho “, sería ” A lo hecho, foto “.

¿ Como sería vivir al revés, como Bejamin Button, naciendo viejo y ganando experiencia y madurez a la vez que juventud y vigor físico ? Suena tentador, como todas las trampas, pero nos haría resabiados porque siempre dejaríamos algo que hacer para cuando fuéramos más jóvenes…

Parece que hay empresas que por un ( no muy ) módico precio se dedican a la criogenización, es decir que te someten a un frío intenso ( al final, siempre acabamos en lo mismo ) y así te garantizan una cierta eternidad , reanimándote en el futuro, cuando las condiciones de vida sean más favorables. Francamente, me caigo muy bien a mí misma, pero lo de volver a lo ya trillado… casi me convence más la reencarnación: volver, sí , pero de otra manera, en otro tiempo, incluso en otra forma de vida o , puestos a pedir, en otro planeta. Que la vida no sea siempre el mismo vestido negro.

¡ Feliz semana !

Atrapa a un Ladrón ( 1955 )

Tengo la mala costumbre de juzgar a la gente por su calzado. Sí, lo reconozco, lamentable costumbre  ( ” no juzguéis y no seréis juzgados ” Lucas 6, 36-38 ), lo sé, pero a mis cincuenta y…, ya no me veo posibilidades de cambiar. Arrepentimiento, puede ser… Propósito de enmienda, en absoluto.

Voy por la calle con la mirada en los bajos ( zapateriles ) de la gente. Y aunque se me acuse de parcial y tendenciosa, y de que soy una influencer senil con pretensiones, la cruda realidad es que se ven pocos zapatos bonitos. Y a determinadas edades, ya ni les cuento…

img_20190613_201418-1.jpg

 

La gran Celia Gámez dijo que cuando una mujer prefiere unos zapatos cómodos a unos bonitos es que definitivamente es una vieja. Hasta la palabra es ofensiva… Vieja.

Así que…¿ no hay opción? ¿ Es la comodidad esa excusa a la que nos agarramos para calzar una y otra vez los zapatos que ya tenemos domados, aunque sean un horror estilístico ? ¿ Son la comodidad y la pereza primas hermanas ? Pues no, señoras, desde la humildad de su origen obrero, se alzan como reinas de la clase y frescura veraniegas para acudir en nuestro auxilio las alpargatas. 

Su historia se remonta, parece ser, al antiguo Egipto… ¿ las luciría Cleopatra en sus glamorosos pies ? Desde entonces para acá, se le han dado muchas vueltas al diseño original, en alturas, en materiales, son sencillas y lujosas, son imprescindibles.

He aquí un alegre revoltijo veraniego:

IMG_20190613_194806

Empezamos con algo rojo, como no…

IMG_20190613_203118
El vestido es de Pepe Jeans y las alpargatas de Juncal Aguirre

Altas, altísimas en tono beige

IMG-20190613-WA0024
Alpargatas de cuña de Ralph Lauren, vestido de Aduo ( Guadalajara ) y bolso de El Caballo.

 

 

img-20190613-wa0017.jpg

 

Las cadenitas de la luna y las estrellas son de Marvic ( Ávila )

Un poco de verde para animar el blanco

IMG-20190613-WA0046
Cuñas son de Wonder, y vestido/sobrecamisa  de Aduo ( Guadalajara )

IMG-20190613-WA0038

El collar es obra mía

Estas alpargatas azules son un comodín perfecto, como dice mi amiga Consuelo, que es colombiana, salen con todo…

img_20190613_193021_hdr.jpg

Por ejemplo, con pantalón azul y top blanco ( de Karen Millen )

img-20190613-wa0063-e1560455791888.jpg

Aunque aquí le he puesto estas planas que compré en un mercadillo.

Y, como dicen los anglosajones, last but not least, blanco y negro.

IMG_20190613_184750_HDR

Estas son unas clásicas de cordones anudadas al tobillo de Castañer.   Si ustedes han visto alguna foto promocional de la película que encabeza esta entrada, tendrán en sus retinas a la etérea Grace Kelly, destilando finura y distinción (  con Cary Grant al lado , que también ayuda ) portando unos shorts y unas alpargatas parecidas. Yo reconozco que me cuesta encontrarles el punto. Tengo la sensación , cuando me las calzo, de parecer que salgo del salón de ensayo de bailes regionales de mi pueblo…

Y sí, me gustan de cuña alta , pero no las de plataforma, me da la sensación de llevar dos macetas en los pies. Y ni bajo una sesión de hipnosis me harán creer que este tipo de zapatos estiliza la figura.

La novedad en la moda está muy sobrevalorada, luego resulta que la novedad no es tal novedad, todo se ha llevado antes de alguna u otra manera, pero las cosas bellas permanecerán. Unas zapatillas con suela ” tocha ” nos harán sonreír con sonrojo al ver fotos nuestras en el futuro, unas alpargatas bien puestas  nos  confirmarán lo que siempre supimos de nosotras: que derrochamos estilo.

Figurin-4

¡ Feliz semana !

 

 

 

 

 

My Fair Lady ( 1964 )

Mi amiga Anabel envidia a Lola porque nunca, ni siquiera saliendo del paritorio ( donde aumentó la población planetaria con dos miembros más ), ha subido de la talla 38. Lola envidia a Purita porque en los mercadillos es maestra regateando y dando  lecciones de chalaneo a más de un feriante y,  así, consigue unos chollos inaccesibles para el resto de las mortales. Purita envidia a Merche porque sus hijos crecen sanos y hermosos, no saben lo que es una otitis, comen de todo  sin protestar y hasta repiten brócoli con entusiasmo. Merche envidia a Inés porque trabaja de estilista en una cabecera de moda, que parece ser  la ocupación más cool que existe en el mundo y siempre lleva lo último y lo más, sin ir disfrazada . E Inés envidia a Anabel porque no hay un verde más turquesa y más seductor en esta parte del mundo que el de sus ojos. Y además, aún no tiene vista cansada.

La  envidia (  ¿ por qué se identificará el color verde con ella ? ) es el sentimiento más universalmente extendido en la especie humana, nadie creemos sentirla y, si la reconocemos como nuestra, rápidamente apuntamos que es de la sana. Desengáñense, señoras, de ese tipo  no existe…

Yo envidio el aplomo, el llevar la ropa , los accesorios, con una suerte de ” mira , aquí estoy yo “ que acompaña al caminar a la gente que de verdad tiene estilo. El aplomo no está colgado en las perchas de Zara , ni viene en las bolsas de Primark, no hay tarjeta de crédito que lo compre ni lo venden online. El aplomo es saber que vas divina, y como vas divina, tienes aplomo.

Difícil ¿ no ?…Pero hay pocas prendas que necesiten tanto de aplomo y seguridad  como los sombreros. Y no me refiero a las pamelas en la playa ni a los gorritos de lluvia ni a los que portan algunas con más o menos acierto en  las bodas… Veo que con el buen tiempo Instagram se llena de testas coronadas con sombreritos , pero luego no se traduce al Street style. Como siempre , una cosa es salir en la foto y  otra, la cruda realidad.

Veamos…

IMG_20190606_184848

Este es un clásico Panamá.  ( Aunque la etiqueta dice que es el genuino Panamá de Ecuador …) Yo creo que éste es de los más fáciles de llevar.

 

 

IMG_20190606_152926
En las carreras de caballos en la playa…

 

Con vaqueros rojos de All for Mankind, sandalias de Nuria Cobo, bolso de mercadillo y pendientes de Rubén Carrera ( Guadalajara )

 

La siguiente opción es algo parecido a un canotier.

IMG_20190606_184916

También es fácil de defender…

IMG_20190606_141849_HDR

Pendientes de PDPaola y  gafas de Óptica Alcántara ( Siguenza )

 

IMG_20190606_141957_HDR
Jersey de Ralph Lauren , falda de HM , zapatos de Aquazzurra y cinturón de The Closet ( Guadalajara )

 

Tengo también un pamelón blanco que me pongo en la piscina y, como se dice en los entierros, en la más estricta intimidad. Y un gorrito multicolor de rafia muy saleroso que no lo acabo de encajar en looks urbanos. Denme tiempo, señoras, y valor…

 

Y la última opción es muy formal:

 

Obviamente, lo compré para una boda de mañana. Si tuviera oportunidad, lo pondría con un vestido muy sencillo de Adolfo Domínguez, sandalias de taconazo de Carolina Herrera y bolso de Fahoma.

IMG_20190606_185349

 

Este último sombrero, salvando las distancias , me recuerda a la maravillosa Audrey HerburnClaro que a ella todo le sentaba bien…

En el libro “Audrey Hepburn in hats ” ( 2016 )  se hace un exhaustivo repaso de lo que esta mujer lució mejor que nadie: casquetes imposibles , gorras de pescador, estilosas en ella, y que a las demás nos remitirían a una excursión del Inserso, tocados con cascadas de plumas que aportaban a su rostro encanto y distinción y que en cualquier otra cabeza hubieran parecido nidos destartalados…

IMG_20190606_185453

 

Atreverse, esa es la moraleja. Atreverse, que, según el diccionario de la Real Academia Española es ” tener el valor o la decisión suficientes para hacer algo que comporta riesgo o provoca inseguridad “.

Atrevernos a ir más allá, a cambiar , a volver, a salir… atrevernos a llevar sombrero aunque solo sea, como dice Joaquín Sabina, para tener la oportunidad de quitárnoslo ante lo que nos admira.

 

¡ Feliz semana !