Hook ( 1991 )

Confort

Del francés, confort y éste del inglés, comfort: ” condiciones materiales que proporcionan bienestar y comodidad “.

Pues está claro, entonces…Piensen, señoras, en confort: un buen sofá, un cuchillo que corte, unas gafas para ver bien, una carretera sin atascos, un nene que tiene a bien dormir toda la noche del tirón, la lista es infinita. Igual que las cosas que nos hacen sentir bien.

IMG_20191024_221954

Foto RocheBobois

Pero resulta que, aunque la humanidad, desde Atapuerca para acá, lleva siglos y siglos  en pos del bienestar como si fuera el Santo Grial, migrando en busca de mejor clima o condiciones de vida más favorables, inventando toda clase de artilugios para comer o dormir mejor, llegamos al siglo XXI donde no hay gurú experto en crecimiento personal que se respete, que no recomiende salir de la, muchas veces duramente conquistada, zona de confort.

Yo, créanme, no tengo la más mínima intención, pero analicemos alguno de los consejos del abundantísimo material que existe sobre el tema:

1- Darse una ducha fría  ( Pues empezamos bien… )

2- Aprender a hacer algo que no les guste. ( Si abandonamos lo que, en teoría, nos gusta a las dos semanas… en fin, gracias a Wallapop podemos vender aquellos zapatos de claqué tan caros y tan inútiles )

3- Cambiar de restaurante, de perfume, de transporte, de ruta, de ciudad.

4- Hablar con desconocidos. ( Atención, caballeros, está la cosa como para desear un buen día a una mujer desconocida en el metro…)

5- Vestir algo diferente o raro. ( Lo que viene siendo llamar la atención )

 

Como el objetivo de este humilde blog, en esta etapa, es analizar tendencias desde el subjetivo punta de vista de una mujer madurita ( bueno, madura, fuera el diminutivo ), convendrán conmigo en que las botas militares es una forma como otra cualquiera de seguir este consejo último y salir de la zona de confort.

img_20191022_223552.jpg

Botas de Springfield

IMG-20191025-WA0000

Botas de Adúo ( Guadalajara ).

En realidad, la tendencia de las botas militares no tiene nada de moderno. Desde los años 40 existe una marca de culto: Dr Martens, cuyo mítico modelo de 8 agujeros fue el santo y seña de los skinhead . Y posteriormente todo el que buscaba un cierto aire underground, se calzaba estas botas , que tras varias ( decenas ) de puestas se domaban y resultaban cómodas. Lo sé de primera mano.

IMG_20191024_230510

Lo que sí resulta actual es la forma de combinarlas, si en los años 80 y 90 sus compañeros de armario eran los pantalones,  ( en cualquier declinación: vaqueros, de cuadros, de cuero ) ahora se ven con todo.

¿ Las botas militares pegan con todo, en serio ?

No sé… ¿ se imaginan, señoras, a Marilyn en la rejilla del metro con su vaporoso vestido de William Travilla y unas botas ?

img_20191024_193713.jpg

 

¿ O creen ustedes que Edith Head hubiera permitido que Grace Kelly combinara su impecable vestido blanco y negro de ” La ventana indiscreta ” con unas botas de corte militar ?

IMG_20191024_202838

Miren donde miren, la calle está llena de zapatones; es cierto que, al final, amamos aquello a lo que nos acostumbramos, pero con mirada crítica y desapasionada, diré que hay cosas muy feas.

IMG_20191103_153851

Foto SModa

 

Aunque unas botas discretas son un fondo de armario indiscutible.

IMG_20191022_223631

Botas de Nero giardini.

Aunque mi zona de confort me indica que lleve unas botas militares con pantalones, voy a probar con falda midi de satén, algo fluido. Ya veremos.

Veredicto: sí, ¿quién dijo miedo ?

Personalmente, evitaría las plataformas excesivas, porque tengo la sensación de llevar un par de macetas rematando mis pies y nadie me convencerá de que son una opción de calzado cómodo, ni favorecedor

Steven Spilberg buscaba una venerable anciana para interpretar un papel en la películas que encabeza esta entrada. La gran Maggie Smith se presentó al casting. “¿ Pero, cuantos años tiene ? preguntó el director. ”  La actriz, que entonces tenía 57 primaveras, contestó, sin mover una ceja ” 92 “.

¿ Hay algo más que añadir ? Acurrucadas en un sillón o subiendo el pico Ocejón en medio de una ventisca, señoras, que el aplomo sea su compañero de vida. Porque ustedes lo valen.

¡ Feliz semana !

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s