Tal como éramos ( 1974 )

La primera ley de la Termodinámica dicta que en cualquier sistema físico aislado de su entorno, la cantidad total de energía será siempre la misma, en otras palabras , (  les sonará el soniquete del instituto, señoras ), que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

¿ De verdad no se destruye? Porque de la energía que nos invade al principio de las vacaciones ya no queda ni un gramo  cuando volvemos de ellas … Las únicas que del veraneo  traen  recargadas las pilas son las cabeceras de moda y sus especiales de colecciones ( y por extensión todos los canales de Youtube con sus entradas de tendencias.) Tanto derroche resulta indigesto.

Por que… ¿ qué hay de nuevo, viejo ?

 

Fotos Vogue

A  ver cómo es esto: el circo de la moda, los clásicos renovados, suben las cinturas y crecen las hombreras ( ¿ de verdad ? ), viene el verde, y el fucsia, y el negro que nunca se fue. Viva el gótico y el estilo preppy. Y la pana , y los vestidos de flores, y las blusas con lazo, y las mangas abullonadas…Todo nuevo y, en realidad, todo ya visto. Tanta información hace que, al final, nada perdure y se convierta en clásico.

 

Se acerca ya el momento , sí, señoras, sí, de volver a comprar, de renovar el armario, y para qué vamos a engañarnos, estoy deseando hacerlo. Pero  aunque nunca me planteé este blog como un viaje iniciático y místico hacia el principio del resto de mi vida, no serviría de nada este reto de abstinencia sartorial durante un año si no he aprendido algo: antes de pasar la tarjeta y agarrar la bolsa con la ropa  camino del armario valorar qué es lo que tengo y qué es lo que quiero. Así de simple.

Por que hay dos palabras claves para mirar un closet: disciplina y planificación. Ahí lo clava la omnipresente Marie Kondo, que para eso es una gurú planetaria. Pero la moda también tiene que ver con el aplomo, con la sorpresa, con un punto de extravagancia y otro de corrección, con lo que todas llevan pero nosotras lo llevamos como nadie.

Yo soy Carmen. Soy hija, madre, hermana , amiga, compañera y trescientas cosas más, muchas de ellas mejorables. Soy un software que se actualiza constantemente.

 

Todo tiene un principio y un final. Eso fue lo que dije en la primera entrada, también dije que solo quería dibujar , escribir y divertirme. Y eso seguiré haciendo, de otra manera y con otro planteamiento. Como la energía.

Pero esto ha dado para mucho mas, aunque no todo es extraer lecciones profundas y morales de cada camiseta que intentemos ( o no ) comprar. No soy una persona tan trascendente, no creo que la audacia sustituya a la inteligencia, ni que la moda pueda superar al estilo, pero cuando lo encontramos no cuesta reconocerlo.

Tal como éramos narra la destructiva historia de dos que se aman el uno al otro con locura pero no como son realmente, sino como desearían que fueran en un mundo ideal. Ese podría ser el resumen de muchas de nuestras relaciones: con nuestra cadera, con nuestro pelo o con nuestro mal pronto antes de tomar café.

No siempre seremos coherentes, ni relajadas, ni responsables, ni imprescindibles, pero lo que quiera que sea nuestra vida no ha hecho más que empezar.

¡ Feliz semana !

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s