Ratatouille ( 2007 )

Cada año Pantone, empresa dedicada a la identificación del color, convoca una junta secreta de 40 expertos que deciden cuál será la tonalidad que estará presente en las tendencias de moda y decoración en la siguiente temporada.

No se sabe quiénes son estos jueces, ni tampoco lo que se beben para llegar a consenso y elegir  el color , porque, desde luego, los nombres se la traen : no es verde manzana, no, señoras, no, es Greenery,  ¿violeta….?, demasiado simple , es Ultra Violet

 

manzanas

 

arbol-1

 

El elegido para el año 2019 es el 16-1546, que en versión lingüística es Living Coral, un color cálido y potente que es resultón y fácil de llevar.

 

arbol-2

El caso es que hasta la fecha no han elegido ningún tono de gris y no es de extrañar : grises son los días nublados, los personas mediocres y los malos presagios , grises son las ratas y la ceniza, gris es la monotonía y la contaminación sobre el cielo de Madrid.

Con semejante panorama ¿ que hacemos con esta falda? ( de Adolfo Domínguez )

 

img_20190117_161211

 

El socorrido jersey azulón la puede animar , añado un precioso carré de seda ( regalo de mi hermana ) y un bolso rojo de Michael Kors

 

img_20190117_180728

 

Con beige es fácil…

img_20190117_165259.jpg

Aunque es una combinación muy socorrida ( no hay más que ver los modelos de Armani…, salvando las distancias , jejeje ) también, para qué negarlo, es aburrida, así que , alegría ,señoras, taconazos animal print y collar llamativo ( este es diseño mío ).

 

Esta falda ha hecho algún que otro viaje de ida y vuelta al contenedor de ropa desechable, porque me cuesta encontrarle su sitio en mi armario. Si ustedes, señoras, llevaron un uniforme gris en sus, sin duda, alegres años colegiales me comprenderán perfectamente.

Pero es lo que tienen los prejuicios ( con los colores, con la ropa , con las ciudades, con las personas…) que son como los granos de arena tras un día de playa, se pegan al cuerpo y resecan la piel, te vuelven áspera y sin capacidad de ver más allá de tu epidermis, que se convierte en  una coraza.

Según Disney y en boca de su chef Gaston Cualquiera puede cocinar “, hasta un ratón, que es lo último ( junto a una cucaracha ) que desearíamos ver en una cocina. Cambien cocinar por cualquier otro verbo, no es nuestro origen lo que nos define, sino nuestro viaje vital y nuestra mochila.

Abrir los ojos y dar oportunidades ( a una falda gris o a lo que sea… ) nos dignifica. Porque no siempre lo que tenemos delante es una rana. Prueben, señoras ,a besar más.

 

rana

¡Feliz semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s